Post pandemia: adolescentes con más estrés y ansiedad

Post pandemia: adolescentes con más estrés y ansiedad

The “New York Times” retrató las historias de algunas familias que vivieron en carne propia la fragilidad emocional de los chicos debido al aislamiento social. Te contamos algunos testimonios recopilados de una nota de TN Salud, para reflexionar sobre el impacto psicológico de la pandemia, especialmente en los adolescentes.

Intentos de suicidio

Ann, mamá de un chico de 17 años de la Bahía de San Francisco (USA) contó que la pandemia lo sorprendió terminando el secundario, luego de hacer un gran esfuerzo para dejar el hábito de fumar marihuana. El aislamiento social lo afectó: “no lograba encontrar un trabajo, no podía salir, y volvió al consumo de marihuana al que se sumó Xanax (un fármaco de la familia de las benzodiacepinas, utilizado para el tratamiento de estados de ansiedad, crisis de angustia, ataques de pánico y estrés intenso)”. La frustración del adolescente llegó a tal punto que intentó cortarse las venas. Fue hospitalizado y rápidamente dado de alta sin ningún tipo de apoyo o recomendación psiquiátrica.

Crisis de angustia

Jean, madre de dos hijos que vive en Carolina del Norte (USA), comentó que su hijo de 17 años estuvo bien durante los primeros meses de la pandemia, pero las clases virtuales y la pérdida de los placeres sociales sencillos (como salir con los amigos) lo cambiaron completamente. Dice: “Ahora se volvió muy solitario. Tiene cambios de humor. Llora mucho. Es terrible ver a este niño gigante llorando”. El joven tuvo ataques de pánico, que en dos ocasiones precedieron a un desmayo. Durante uno de ellos, se cayó y se lastimó la cara.

Golpe a la autoestima

Por su parte Lisa, madre de tres hijos proveniente de Asheville (USA), dijo que los meses de clases virtuales y el relativo aislamiento social habían cambiado a su hijo de 13 años “de maneras profundas que jamás habría anticipado”. Sus notas bajaron mucho y empezó a retraerse. “Luego, nos decía que no podía obligarse a hacer la tarea, que no quería decepcionarnos todo el tiempo, que no valía nada. Que era un inútil”.

Los índices de pensamientos y comportamientos suicidas aumentaron un 25% con respecto a periodos similares de 2019, según un análisis recién publicado de encuestas realizadas a pacientes jóvenes que acuden a urgencias. Además, durante la mayor parte de 2020, la proporción de ingresos en urgencias pediátricas por problemas de salud mental, como ansiedad y ataques de pánico, aumentó un 24% en el caso de los niños pequeños y 31% en el de los adolescentes, en comparación con el año anterior, según un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Los servicios de urgencias locales no suelen estar preparados para esta carga adicional. Con frecuencia, los trabajadores no tienen una formación especializada para gestionar los problemas de comportamiento, y las familias no tienen muchas opciones para saber a dónde acudir, lo que deja en un limbo en la sala de urgencias a muchos de estos adolescentes que se sienten inseguros ante la pandemia.

Fuente: TN Salud

Consultar
En que te podemos ayudar?