Septiembre: el mes de la primavera … y de las alergias

Septiembre: el mes de la primavera … y de las alergias

La alergia es una enfermedad crónica y puede presentar síntomas todo el año, pero durante los meses de primavera algunos pacientes (especialmente los alérgicos a pólenes) pueden agudizar sus cuadros respiratorios.

¿Cuáles son los síntomas de las alergias respiratorias?

Cada primavera árboles, malezas y pastos liberan sus pólenes, generando millones de partículas que se dispersan por el aire, transportadas por el viento o por insectos.

Cuando las personas alérgicas toman contacto con ellas, se desencadenan cuadros respiratorios. La alergia es una respuesta del sistema inmune a sustancias que no provocan reacción en la mayoría de las personas.

Ante el enfrentamiento con esa sustancia (alérgeno) se dispara una reacción que genera los síntomas.  En el caso de alergias respiratorias estos serán:

  • Congestión nasal
  • Picazón de nariz
  • Estornudos frecuentes
  • Mucosidad transparente
  • Agitación
  • Silbido en el pecho
  • Trastornos del sueño
  • Rinitis
  • Conjuntivitis alérgica
  • Asma

¿Por qué las alergias aumentan en esta estación?

El polen es uno de los grandes protagonistas. Las plantas anemófilas son las que se reproducen por medio del viento. No poseen flores vistosas por lo tanto, no atraen insectos. Tienen pólenes de pequeño tamaño, que se desprenden con facilidad y en grandes cantidades cuando sopla el viento. Son las más importantes desde el punto de vista alergológico.

Las plantas entomófilas (poseen flores vistosas como rosas, claveles, etc.) no suelen tener tanta importancia ya que su polen no vuela con tanta facilidad.

En los días de viento las personas alérgicas al polen tendrán más síntomas (mayor liberación de polen). Los días de lluvia suelen representas un alivio ya que la lluvia limpiará la atmósfera de polen.

¿Cómo disminuir los síntomas de la alergia?

Llevando adelante ciertas prácticas o tomando las siguientes medidas preventivas:

  • Evitar realizar actividades al aire libre a primeras horas de la mañana y últimas de la noche que es cuando más polen hay en el ambiente.
  • Ventilar la casa media hora y luego mantener las ventanas cerradas.
  • Utilizar filtros en los aires acondicionados del hogar.
  • Utilizar filtros anti polen en el auto y viajar con las ventanillas cerradas.
  • Procurar respirar por la nariz para que se filtre el aire. La nariz calienta, filtra y humidifica el aire.
  • Evitar viajar en moto o bicicleta.
  • Utilizar anteojos de sol para evitar el contacto directo del polen con los ojos.
  • Evitar salidas al parque o campo, sobre todo en los días ventosos.
  • Ducharse para eliminar el polen del cabello.
  • Secar la ropa en el interior de la casa.
  • Evitar el contacto con el tabaco y otros irritantes ya que empeoran los síntomas

¿Por qué hay pacientes que tienen síntomas todo el año?

Hay alérgenos que están presentes todo el año, como por ejemplo los ácaros, algunos hongos y la caspa de animales. Algunos pacientes pueden presentar sensibilidad tanto a alérgenos perennes como estacionales.

¿Cómo se pueden tratar?

Existe medicación disponible para aliviar los síntomas. Los corticoides y los antihistamínicos no sedantes son una buena opción.

Siempre se debe consultar al especialista quien indicará cuál es el más adecuado según la edad, los síntomas y menores efectos adversos. Es muy importante no auto medicarse.

Fuentes consultadas: Sociedad Argentina de Pediatría

Consultar
En que te podemos ayudar?